Pararse en la esquina a mirar

Ella quiere. Él no. O quizás sea al revés. Él quiere, pero ella no lo sabe porque él no se lo dice. Debería imaginarlo. Las señales están a la vista. Todo es tan brillante. Sin embargo, un silencio los envuelve privándolos de casi todo el oxígeno. No se mueven. No respiran. Tampoco se tocan. LosSigue leyendo “Pararse en la esquina a mirar”

La izquierda optó por la anarquía

  “La ausencia del otro me mantiene la cabeza bajo el agua; poco a poco me ahogo, mi aire se rarifica. En esta asfixia reconstruyo mi verdad y preparo lo intratable del amor” Roland Barthles Empece a marearme un poco antes de lo previsto. Consistía en una sensación leve, algo así como un hormigueo queSigue leyendo “La izquierda optó por la anarquía”

Todo entre nada

Tomados de la mano y apretando con fuerza, uno contra el otro, corrían a todo pulmón. Pasos sólidos, estocadas enérgicas, saltos de campeonato. Corrían y miraban por encima del hombro, hacia atrás y al frente. Se abrían paso a los codazos limpios. Empujones que intentaban mover una multitud empecinada en llevar la dirección contraria. Juntos,Sigue leyendo “Todo entre nada”

En el kiosko había sombra

  En el kiosco había sombras. Lo sé porque las vi con estos mismos ojos que ahora te miran. Las vi varias veces. Siempre las mismas, una pequeña y dos más largas, lejanas. La chiquita cada tanto se alejaba, creciendo, pero se ve que no le gustaba porque volvía a ponerse en el lugar enSigue leyendo “En el kiosko había sombra”